De poco o nada sirve tener instalada en casa una de las mejores estufas de pellets del mercado si estamos utilizando el combustible de forma completamente errónea. Y es que, a pesar de que te hayas pasado al uso de pellets, no es recomendable comprar cualquier producto que te resulte atractivo por su precio con el fin de ahorrar. Como dice el refrán, ‘lo barato sale caro’ y a medio plazo podrías acusar el haberte decantado por ese pellet barato. Las desventajas de un pellet baja calidad son muchas, por lo que su compra es una de las peores decisiones que puedes tomar a la hora de utilizar este combustible. 

¿En qué debes fijarte cuando vas a comprar un pellet? 

La mejor manera de evitar problemas futuros con la estufa es comprar pellets de calidad. Así de simple. Siempre deberemos fijarnos en que el pellet que vayamos a utilizar esté certificado, dato que viene indicado generalmente en la parte frontal del paquete o bolsa. Las desventajas de utilizar un pellet de baja calidad son muchas, desde una mayor generación de cenizas, menos calor por unidad de masa, lo que implica un consumo más elevado de producto; y la necesidad de un mayor mantenimiento de la estufa debido a atascos por acumulación de residuos.

Los certificados de calidad y sostenibilidad de los pellets son uno de los aspectos más destacados e importantes que debemos tener en cuenta a la hora de comprar el producto. Deberemos de priorizar el pellet con certificado EN Plus A1, siendo éste el sello de mayor reconocimiento a nivel de calidad en nuestro país. El pellet que encontrarás en Bioforestal está homologado bajo el certificado EN Plus A1, lo que te garantiza que los parámetros técnicos de nuestro pellet se encuentran en los rangos determinados, asegurando su rendimiento en una estufa/caldera a nivel doméstico.

Otro de los certificados más importantes que deberías considerar en lo que respecta a la calidad de producto es DINplus. Se trata de un certificado europeo de origen alemán, por lo que es muy valorado en dicho país así como en Francia y otros países Europeos. Tanto el certificado DinPlus como el EnPlus A1, exigen que el pellet cumpla un riguroso y estricto proceso hasta lograr la citada certificación. En él se tienen en cuenta aspectos como la durabilidad mecánica del pellet, humedad, contenido de finos y cenizas, su longitud y diámetro, la capacidad calorífica o el porcentaje de aditivos entre otros valores. 

En definitiva, comprar pellets de calidad es sinónimo de velar por la seguridad de nuestra estufa y el bienestar de los nuestros durante su funcionamiento. Cuando utilizamos este tipo de combustible de biomasa buscamos el máximo poder calorífico y rendimiento, y por supuesto el ahorro en nuestra cartera. Sólo el pellet de Bioforestal es capaz de lograr estos resultados de forma óptima, calentando tu hogar en tiempo récord y a un precio imbatible.