Cuando hablamos de las cenizas de los pellets generalmente nos referimos a ellas como residuos, y por lo tanto un elemento a desechar. Lo que tal vez muchos no sepan es que las cenizas de los pellets sirven como abono. Sí, has leído bien. Con las cenizas de este biocombustible se sigue manteniendo la máxima de la economía circular. 

Cómo utilizar ceniza de pellets como abono

Uno de los principales puntos a favor de utilizar la ceniza de los pellets como abono reside precisamente en los materiales de fabricación y composición del propio biocombustible. El pellet de bioforestal se compone únicamente de madera 100% natural, es decir, biomasa que aportará nutrientes y minerales para abonar tu huerto y que obtengas unos mejores resultados.

Los beneficios de la ceniza para el jardín hacen que el sustrato mejore, ya sea para nuestra huerta o incluso para esas pequeñas plantas que puedes tener en macetas. Además, también se convierten en un elemento ideal para repeler a ciertos insectos del jardín. Y es que el poder fertilizante de las cenizas de los pellets está más que demostrado en terrenos agrícolas o forestales, destacando como ya mencionamos anteriormente su origen natural. 

Si sueles utilizar pellets en verano, por ejemplo en barbacoas, o por supuesto en invierno para climatizar tu hogar, te estarás preguntando cuál es la mejor forma de aplicar las cenizas en caso de que dispongas de un área para ello. A continuación te explicaremos de forma detallada y paso a paso cómo hacerlo. 

  • Utiliza protección en ojos, manos y boca
  • Esparce las cenizas con la mano 
  • Hazlo de manera que quede una capa muy fina
  • Aunque no es obligatorio, no está de más que añadas residuos vegetales, estiércol, etcétera para obtener unos resultado todavía mejores