Ha quedado demostrado que con los pellets lograremos cuidar de nuestro planeta, ahorrar en la factura de la luz y calentar de forma óptima nuestro hogar en los meses de invierno. Motivos más que suficientes para comprar pellets en comparación a seguir utilizando otros combustibles, ¿verdad? A pesar de que el pellet cosecha una popularidad cada vez mayor, algunos tratan de rascar unos euros más  intentando fabricar pellets caseros . Como dice el refrán, a veces lo barato sale caro, y en este caso también conlleva ciertos peligros. 

Peligros de fabricar pellets caseros

Desde Bioforestal siempre te recomendaremos la compra de pellets de calidad certificada. En nuestra tienda ponemos a tu disposición un producto que ha pasado por un optimizado proceso de fabricación industrial para lograr los mejores resultados en su categoría. Desde el primer uso podrás apreciar cómo calienta tu hogar en cuestión de minutos, y con el paso del tiempo, cómo nuestro pellet cuida de tu estufa o caldera de pellets produciendo unos residuos y suciedad mínimos. 

Los pellets caseros, por el contrario, están ligados en la mayoría de los casos a un desconocimiento sobre el proceso de fabricación del producto. A todo ello hay que sumar además los peligros que conlleva el uso de cierta maquinaria durante esta fase de fabricación o el riesgo que supone para los habitantes del hogar una vez lo utilizamos en la caldera o estufa. 

Los pellets caseros suelen estar ligados al uso de huesos de aceituna, cáscaras de nuez o restos de podas. En Bioforestal ya te hemos hablado sobre este tema y por qué nunca deberías de utilizar pellets de orujillo, entre otros, para calentar tu casa. Aunque siga tratándose de un producto renovable, su uso puede conllevar ciertos riesgos que deberemos de considerar. 

Los pellets caseros suelen generar un altísimo índice de cenizas, generalmente con números superiores al 8%. En Bioforestal nuestros pellets están fabricados con tan sólo un 0,5%. Las cenizas son un dato a tener en cuenta y vital si queremos mantener intacta nuestra estufa o caldera de pellets como el primer día. A mayor cantidad de ceniza generada, aumentan los niveles de residuos y por ende las posibilidades de estropear el electrodoméstico, además de la necesidad de dedicar un mayor tiempo a su mantenimiento. 

Otro aspecto también relacionado con la salud de nuestra estufa y caldera es el nivel de humedad. Los pellets caseros suelen tener unos índices de humedad muy altos, lo que implica que se necesita más producto para generar la misma calor,. Por tanto, los pellets caseros ofrecen un coste superior  en comparación al producto de Bioforestal si tenemos en cuenta su rendimiento. Nuestros pellets cuentan con tan sólo el 4,6%, es decir, climatizarán tu hogar durante más horas ¡y en un tiempo récord!

Otro de los peligros vinculados a su fabricación está relacionado con la maquinaria necesaria, siendo la biotrituradora una de las grandes protagonistas en este caso. 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, parece que ha quedado demostrado que el pellet casero puede poner en riesgo la estufa/caldera, por no hablar de un rendimiento muy inferior al de un pellet de calidad certificada como Bioforestal.