3 minutos de lectura
28 junio , 2022

Actualizado el miércoles, 14 febrero, 2024

¿De qué trata este artículo?: Elige inteligentemente entre pellets y cáscaras de almendra para tu calefacción: un análisis comparativo que destaca eficiencia, costos y sostenibilidad.

Puntos Clave:

  • Las cáscaras de almendra son económicas y tienen un alto poder calorífico, pero requieren mayor cantidad y generan más cenizas.
  • Los pellets ofrecen una combustión más limpia y eficiente, con menos mantenimiento.
  • La elección afecta la operación de tu estufa y el impacto ambiental.

En el mercado existen estufas y calderas muy versátiles, que nos permiten utilizar diferentes tipos de combustibles para climatizar nuestro hogar, siempre con las energías renovables en mente, por supuesto. A raíz de la implementación de estos equipos, cada vez más presentes entre las familias, muchos se han preguntado qué biocombustible será el mejor para la estufa: las cáscaras de almendra o pellets. 

Cáscaras de almendra: Ventajas e inconvenientes

Ya sean cáscaras de almendra o en general de frutos secos, son un combustible de biomasa que podremos emplear sin problemas en nuestra caldera o estufa. Eso sí, como todo, tiene sus ventajas e inconvenientes. 

Empecemos por los puntos positivos: el precio. Si tuviésemos que realizar una tabla de los biocombustibles más económicos para calentar tu hogar, sin lugar a dudas las cáscaras de almendra encabezarían la lista. Son baratos y muy fáciles de encontrar en un amplio número de tiendas. Tenemos el precio y la disponibilidad, ¿pero qué hay del poder calorífico? Este es otro de los puntos más destacados de este combustible de biomasa, incluso superando a otra de las alternativas más ecológicas, los huesos de aceituna. 

  • Precio
  • Disponibilidad
  • Poder calorífico 

A priori, las cáscaras de almendras lo tienen todo para convertirse en el producto ideal para calentar nuestro hogar, ¿verdad? No tan rápido. Este biocombustible suma un puñado de aspectos negativos que pueden hacernos cambiar de opinión. A diferencia de otros combustibles de biomasa, necesitaremos ingentes cantidades de cáscaras de almendra para lograr unos resultados relativamente óptimos, lo que directamente nos lleva a tener que comprar más producto. A todo ello hay que añadir el mantenimiento. Y es que si pensabas olvidarte de la limpieza de la estufa o caldera, mucho nos tememos que no será el caso. Las cáscaras de almendra generan un alto contenido en cenizas, por lo que siempre será necesario tener un ojo puesto en tener el equipo limpio. 

Uno de los principales problemas que encontraremos con las cáscaras de almendra frente a otros biocombustibles es su nula homologación. ¿Qué quiere decir esto? Fácil. Utilizar cáscaras de diferentes calidades o procedencias puede desembocar en una avería del equipo y no sólo eso, generar emisiones nocivas para el medio ambiente. 

  • Necesitamos grandes cantidades de cáscaras para la estufa
  • Genera un alto contenido de cenizas
  • Producto no homologado 

Entonces, ¿pellets o cáscaras de almendras? 

Sin lugar a dudas desde Bioforestal siempre vamos a recomendarte el uso del pellet. Somos conscientes de que hay disponibles otras alternativas dentro del ámbito del biocombustible, pero comprar pellets de calidad premium siempre será la mejor opción para tu estufa/caldera, el medio ambiente y por supuesto los tuyos. 

El pellet nos deja todos los puntos positivos de las cáscaras de almendra, pero con mejores características técnicas: un mayor poder calorífico, un precio imbatible y una disponibilidad total gracias a tiendas online como Bioforestal, donde te llevamos el producto directamente a tu casa. Además, el pellet mejora todos los puntos en los que las cáscaras flaquean. Desde ser un producto completamente homologado y en el caso de Bioforestal con algunas de las certificaciones más importantes a nivel europeo; además de unos niveles ínfimos de cenizas y finos.